Las mujeres son como las manzanas, siempre las mejores están en la cima del árbol.
La mayoría de los hombres quieren ahorrarse el trabajo de subir, y siempre suele ser por miedo a caerse. Siempre van tentados por las manzanas podridas, las que están más abajo y son fáciles.
El problema es que las manzanas que están en la cima terminan pensando que hay algo malo en ellas, cuando en realidad son increíbles. Ellas solo tienen que esperar un poco más, hasta que aparezca el hombre correcto lo suficientemente valiente para que se anime a subir hasta la cima por ella.

Resistencia – Sutileza – Comprensión – Respeto – Paciencia – Confianza – Objetivos Consecuentes 

~AMOR~

Anuncios